Esta historia no podría haber tenido un final mejor...

 

Ayer vivimos el último capítulo de este volumen de Storytellers Ibiza. Dejando atras muchos recuerdos, este Closing Party ha sido sin duda uno de los mejores eventos de la temporada.

 

 

Hemos disfrutado de cada una de las páginas y capítulos de este libro, pero irónicamente, el Closing Party nos ha dejado sin palabras. Cova Santa lucía más mágica que nunca, los colores, los libros en cada rincón, los personajes vivientes de los cuentos más increíbles, todo unido perfectamente con la música de una forma casi poética.

 

 

Empezando el capítulo final de esta historia mágica con Âpe Chimba, continuamos bailando con Guillaume de Kadebostany y el live set de BONDISatori comenzó su live set a las 21.00h y, durante tres horas, dejó al público totalmente hipnotizado. Una música exquisita, llena de emoción, este fue probablemente el artista más esperado de la velada y, como siempre, simplemente bordó el momento. Este fue su primer show al aire libre en Ibiza este año y su energía se entremezclaba a la perfección con la de Cova Santa.

 

 

Pero la velada no solo dió comienzo en el main stage, bautizado como el "Dreams Chapeteau", sino que además lo hizo en la "Plaza de los sueños" con Emil Montgomery y Yogi Vasistha "SATSANG" mientras que la "Cueva Sagrada" vivía una experiencia sensorial de la mano de TEOTL Tulum y el toque especial añadido de Lum y Âpe Chimba.

 

 

LUM regresó a nuestro club, o mejor dicho el "Gold Chateau", el cuál estaba ya completo a las 23.00h en compañía de Guy Gerber y Pandhora.

 

 

La música estuvo algo de otro mundo y el ambiente insuperable, siendo un verdadero placer ver como la gente disfrutaba durante toda la velada.

 

 

Sin pensarlo dos veces, este es un libro que nos leeríamos una y otra vez, haciendo los recuerdos grabados entre sus páginas inmortales.

 

 

Storytellers y Cova Santa han conseguido algo realmente único esta temporada 2019, que solo los que han podido vivir los eventos pueden llegar a comprender su singularidad.

 

Nos vemos el año que viene.