Un rincón oculto en las profundidades de la isla

 

LA GRUTA NATURAL DE COVA SANTA HA FORMADO PARTE DEL MITO DE EIVISSA DESDE SU ORIGEN HASTA LA ACTUALIDAD.

Anuncio de Cova Santa publicado en Diario de Ibiza en 1957.


UNA DE LAS PRINCIPALES ATRACCIONES TURÍSTICAS DE EIVISSA DESDE LA ÉPOCA DE LOS 90.

 


Escondido en el corazón de la isla, las diferentes cumbres se elevan rodeando un espacio en el que se reciben a los invitados entre luces y palmeras. En el centro, una fisura se abre paso en la montaña para desembocar en una cueva natural de más de 30 metros de profundidad.

 

 

Un lugar que daja sin aliento y mejora a medida que se desciende al interior de la gruta, donde estalactitas y estalagmitas han creado una génesis de formas fantásticas propias del maravilloso y oculto mundo subterráneo. La salida de la cueva ahora cerrada, daba originalmente a parar al mar, donde la tierra y el agua se unían en una perfecta armonía de elementos. 

 

 

UNA CUEVA MILENARIA

 


Desde la Edad Media hasta el siglo XVIII, Eivissa fue una isla asediada por piratas, de ahí las numerosas leyendas que aseguran que estos filibusteros abandonaban la bravura del mar, el crepitar de la madera y el «leven anclas», para adentrarse en las profundidades de la tierra en busca de refugio y para esconder sus tesoros más preciados.

 


LA EVOLUCIÓN DE ESTE EMBLEMÁTICO LUGAR ES Y SERÁ SIEMPRE PARTE DE LA HISTORIA DE LA ISLA DE IBIZA.

 

 

VIDEO