Cueva

Cova Santa es uno de los referentes turísticos de la isla de Ibiza y ha sido parte del mito de Ibiza desde su origen como refugio de piratas hasta la actualidad, un espacio abierto situado en un paraje idílico en el que han experimentado con la música tanto el movimiento hippie, como hoy en día el sonido electrónico más underground. Su acceso es una fisura que se abre en la montaña dando lugar a una gruta por la que se accede a la gran cueva de más de 25 metros de profundidad, y a través de una escalinata se va descendiendo a un cada vez más increíble e inesperado espectáculo.

Encontramos un paisaje de estalactitas y estalagmitas que han creado una génesis de formas fantásticas más propias de un maravilloso mundo imaginario que de la montaña que las alberga. Fue descubierta en el siglo XV y abierta al público en el año 1957. Hasta principios de la década de los 90 era una de las principales atracciones turísticas de Ibiza y ya entonces Cova Santa había crecido hasta convertirse en un hermoso recinto para celebración de eventos con su restaurante, espectáculos de flamenco y bailes después de la cena.